Look de verano con productos nuevos

¡Ya estoy por aquí! ¿Cómo estáis? Yo estoy yendo a rehabilitación por problemas con el cuello y madrugando mucho todos los días. Pero bueno, estoy contenta porque por fin he puesto en acción algunos productos de los que os he ido enseñando en los últimos posts, y he recreado mi maquillaje favorito de este verano. ¿Lo queréis ver? Os cuento el paso a paso y luego os enseño fotos.

Antes de empezar, os quiero contar que el otro día probé la muestra de la prebase de Becca que venía con la paleta que compré y… Un desastre. Tal vez en verano no sea un buen momento para usarla, pero, yo tengo la piel normal y parecía que tenía una balsa de aceite en la cara. Es muy luminosa, pero en el mal sentido. Parecía que mi piel era grasa y me acentuaba mi textura mucho. Ahora sí, voy a empezar.

Como siempre, antes de maquillar, limpié e hidraté mi rostro con los productos habituales (podéis ver la entrada de mi rutina de verano) y mientras se secaba la crema, empecé por los ojos: de prebase usé la bb cream de Biotherm y la sellé con una sombra color hueso mate. Para dar un buen toque de brillo apliqué el iluminador líquido de Nyx, “Away We Glow” en el tono “Daytime Halo” en todo el párpado y difuminé (muy fácilmente) con el dedo. Encima apliqué el iluminador “Rose Gold” de la paleta de Becca, tanto en el párpado como en la cuenca del ojo y como tono de transición usé una sombra marrón anaranjada mate.

Para dar intensidad a la mirada hice un pequeño delineado a ras de pestañas con un pincel biselado al que había pintado con un poco de lápiz de ojos negro, haciendo una línea muy fina. Y en la waterline inferior usé un lápiz beige de Essence, para agrandar la mirada. 

Como base usé la bb cream de Garnier, mi favorita del verano, aunque antes puse el corrector de ojeras, porque me queda muy clarito y no quiero tener que comprar uno solo para usarlo dos meses. Si lo pones antes de la base, se camufla mejor. Esperando a que se asentara lo que había aplicado en el rostro, volví a los ojos. En la línea inferior de las pestañas apliqué un poco de iluminador “Rose Gold” y en el lagrimal elegí el “Beach Nectar”. Usé dos máscaras de pestañas: la Better Than Sex y la voluminizadora de Yves Rocher. El combo fue perfecto. Y las cejas las fijé con el gel de Nyx.

Volviendo al rostro, usé solo la paleta de Becca. El bronzer es perfecto, en mi tono de piel queda muy bonito y el colorete, con mucho cuidado es el tono perfecto para el verano. Como iluminador elegí el tono “Beach Nectar” y lo sellé todo con agua de avena. 

Para cuello y escote me puse un poco de la bb cream de Biotherm y en los brazos el aceite satinado de Yves Rocher, que huele a flor de Tiaré y es genial para verano. Para dar el toque perfecto, puse con los dedos un poco de la sombra perlada de la mini paleta de Sephora en hombros y escote, dando así un aspecto ultra hidratado a la piel. Y este fue el resultado.


Como podéis ver, la piel brilla de una manera saludable y la combinación de colores es muy bonita, creo que para un gran espectro de tonos de piel.

El vestido es de Natura, de hace unos años, pero lo he visto casi todos los veranos en tienda, por si os interesa. En cuanto a los productos, el iluminador de Nyx en el párpado, antes de la sombra, marca mucho la diferencia y los productos de la paleta de Becca se difuminan que da gusto. El combo de máscara de pestañas me deja justo el efecto que busco ( la de Too Faced por sí sola no me gusta) y el aceite seco satinado es maravilloso (también lo apliqué en el pelo). El labial es de los Superstay de Maybelline, el tono lo tengo borrado, pero es de los metalizados.

Y ya está, este es uno de mis looks favoritos de este verano, pronto haré uno usando las sombras de Nyx. Espero que os haya gustado. Es muy sencillo de recrear y queda muy bien. Un beso y nos vemos. ¡Ciao!

Advertisements

Ideas para optimizar tu armario

No todas tenemos la suerte de poder invertir lo que nos gustaría en nuestro vestuario, y la sensación de estar siempre con la misma ropa es bastante desagradable, así que he estado pensando en algunos trucos o tips para sacarle todo el provecho posible a nuestro armario o para comprar sin gastar mucho dinero. ¿Os gusta la idea? ¡A mí me encanta!

1- Inversión inteligente: cuando vayamos a comprar ropa, busquemos prendas a las que podamos darle mucho juego. Un ejemplo podría ser una camisa oversize de ralla diplomática, del grosor y color que más os guste. Con una prenda así, vais a poder llevar un vestido, una camisa metida por dentro con unos pantalones, dando así un rollo masculino muy interesante, o podemos desabotonar hasta la altura del ombligo y hacer un nudo, que es una tendencia que se está viendo bastante esta primavera. Jugad con las posibilidades que pueda tener una sola pieza de ropa, porque al final, más que tener poca o mucha ropa, es más importante poder cambiar de estilo cuando nos apetezca, o sea, la versatilidad. Comprar una prenda de terciopelo, o con brillos, puede molar mucho, pero en realidad le vamos a dar muy pocos usos, y que se lo digan a la falda que me regalaron esta Navidad de color borgoña, toda de terciopelo.

2- Pocas partes de abajo: cuando no tienes mucho dinero, es una tontería comprar diez pares de vaqueros, porque lo que queremos es poder variar con lo que tenemos, y por mucho que sean tipos de jean diferente, al final siempre acabamos yendo con la misma ropa. Yo recomiendo tener solo tres pares nuevos como mucho. Escoged el o los tipos que mejor os queden según vuestra complexión y variad un poco en el color. Yo, por ejemplo, tengo unos azul oscuro, unos negros y otros grises, un poco más cortos que los otros dos. Todos son de tiro alto, porque siento que son con los que mejor me veo, y suelo doblarlos de vez en cuando, para parecer que son un poco diferentes. Si invertís más en partes superiores siempre va a parecer que tenéis más ropa. En cuanto a faldas, más de lo mismo. Si no tenemos dinero para tener faldas de todos los estilos, lo mejor es tener solo faldas básicas y alguna más especial, para que la diferencia la marquen las blusas, los zapatos o el maquillaje. Por ejemplo, podéis combinar muchos estilos en uno solo y comprar una falda de tubo negra, clásica y que sea de efecto piel. Con esto tenéis un campo muy grande combinaciones más o menos formales y sientan muy bien a muchos tipos de cuerpo. Otro tipo de falda que recomiendo en estos casos, es la falda skater. Va ajustada a la cintura, es de tiro alto y tiene algo de vuelo. A parte de ser muy favorecedora, suele ser un tipo de falda muy económica y las encuentras de muchos colores y estampados en todos los lugares. Y para cerrar el apartado de partes de abajo, yo me acabaría decantando por unos buenos shorts de algún material más o menos diferente. Unos de imitación de ante, en tono camel, muy de moda, darían ese rollo más retro a tu look y podrías llevarlo todo el año o casi todo.

3- Buscar y comparar precios: parece una tontería pero mucha gente no lo hace. Ir a la aventura es divertido, pero si nos molestamos en mirar en nuestras tiendas favoritas y comparar lo que vale aquí y allá, tal vez podamos ahorrarnos un poco de dinero. También podéis buscar en tiendas de comercio local, de vuestro pueblo o alrededores, donde puede haber ropa a muy buen precio y muy bonita. Cuando ya es menester ir a comprar, investigad un poco porque tal vez con lo que ahorráis, os podréis dar un capricho extra.

4- El entorno: jugad con los accesorios, el maquillaje y el peinado. No sabéis lo que pueden estilizar y cambiar un look los detalles. Bisutería, una trenza francesa, moñitos de los noventa, una bandana o un pañuelo viejo, o un labial que contraste con la ropa que llevas puede cambiar mucho el conjunto final, e incluso hacer que se vea totalmente diferente. Lo que comúnmente llamamos “darle rollo”. Que no os dé miedo experimentar, buscad inspiración, inventad… Es muy divertido.

5- ¡No lo tires!: cuando hagáis vuestra próxima limpieza de armario, rescatad aquellas prendas que ya no usáis, tal vez podáis usar algo. Si tenéis algunos vaqueros viejos, podéis comprar parches con diferentes estampados y dibujos y darle ese contraste a un pantalón viejo con color y vida. Si tenéis algo de maña, podéis reconvertir vestidos en tops. El caso es que si os fijáis en lo que tenéis, podréis salvar cosas que tal vez ni recordáis. Otra idea interesante es poner en común toda la ropa que ya no usas con tus amigas y escoger la que más te gusta de todo el montón. Tal vez lo que a ti te parece inservible puede ser útil a alguna otra persona y viceversa. La ropa vieja no tiene por qué tirarse si se cuida y se sabe aprovechar con pequeñas ideas.

6- Toque especial: este truco va un poco ligado al primero, y es que, dentro de la inversión inteligente, podemos comprar prendas que puedan marcar la diferencia en un look. Un ejemplo sería una bomber, que en primavera vienen muy bien, pero, ¿Y si escogemos una bomber de un color más llamativo o con algún texto/estampado? La mía, por cierto, es granate y combina muy bien con casi todo. A parte da mucho rollo. Otro ejemplo de ropa especial puede ser el merchandising. Si sois fan de alguna serie, película o grupo musical, podéis usar una camiseta, una bandolera, una cazadora… Es diferente, te gusta, te define y puedes jugar con sus posibilidades. Una camiseta de rock puede quedar muy bien con unos vaqueros pero puede quedar espectacular con una buena falda y unos zapatos grandes. Y es algo tuyo. Tu estilo y tu gusto. Eso sí, si no tenéis ni idea de rock, pasad de usar camisetas de Iron Maiden o Nirvana. Queda muy ridículo llevar algo que ni siquiera sabes si te representa. Con la bisutería también podéis aplicar este consejo, y comprar un colgante o pulsera de algo que os guste mucho. Va a dar un toque diferente pero es ponible.

7- Básicos: si tenéis un mínimo de básicos en vuestro armario, no os preocupéis que vais a poder hacer casi de todo. ¿Qué son prendas básicas? Vaqueros, camisetas lisas, sudaderas, una cazadora (bomber, de polipiel, vaquera…) una falda negra, suéters… Cosas sencillas. Con esto podréis hacer muchas combinaciones, y si no os gusta la ropa básica, siempre podéis encontrar un punto intermedio, ropa sencilla con algún detalle especial, como los lazos cruzados en el pecho o espalda, algún dibujo o texto, una manga acampanada… Solo es cuestión de buscar e imaginar. Y muy importante, si usáis materiales sintéticos son más baratos y no es necesario usar piel.

Pues estas son mis sugerencias, espero que os gusten y nos vemos otro día, como siempre. Un beso y gracias por leerme. ¡Muaaaaa!

 

 

 

 

 

 

Cómo me arreglé en San Valentín

¡Nuevo blog! Sí, este es un blog nuevo, variado y hecho para entretener un poco. Este primer post va a ser sobre cómo me arreglé el sábado para una cena de San Valentín. Y sí, ya sé que es mañana, don’t worry. El look en general era muy sencillo y cómodo, pero resultón. Elegí colores neutros y rosados y me encantó cómo quedó en conjunto.

Vamos a empezar por cómo me maquillé: como siempre, preparé mi rostro previamente con mis productos habituales y mientras la crema se secaba, empecé por los ojos. La verdad es que nunca he usado primer de sombras, me parece una excusa, una falsa necesidad que se nos ha creado para comprar otro producto. Y no digo que no funcionen,  solo que podemos aprovechar nuestros recursos y usar otros productos para que nos haga el mismo efecto. En mi caso es la base de maquillaje (Dream Satine de Maybelline), que al ser bastante ligera, se puede aplicar sin problemas en el párpado, creando una base a la que aferrarse las sombras. Luego lo sello con una sombra color hueso y ya empiezo a maquillar. Al ser una cita, quería un maquillaje bonito pero que no se excediera en color o intensidad ya que mi idea era realzar la piel, así que opté por tres tonos: de la paleta de Too Faced, Chocolate Bar, usé dos de los tonos que tiene mates para hacer la transición en la cuenca del ojo. Usé dos intensidades distintas para dar un poco de profunidad y lo difuminé tan bien como pude.Luego, para el párpado móvil  usé la sombra de The Balm, Marvelous Marissa con una brocha humedecida para dar intensidad. Esta sombra es muy bonita, pero muy natural y el resultado fue el que quería.

Luego pasé al rostro, mezclando mi base, que ya os he mencionado, con mi último descubrimiento especial: la bb cream de Biotherm. La combinación de estos dos productos en el rostro es una maravilla. Por un lado obtuve cobertura y un efecto satinado pero natural y por otro… Uf, difuminé líneas de expresión y poros, obtuve un plus de hidratación y una luminosidad geniales. Para las ojeras usé el corrector iluminador de Sephora. Mientras se secaba todo eso, peiné y arreglé mis cejas con el lápiz de Wet And Wild y apliqué mi máscara de pestañas Better Than Sex.

Por último, contorneé mi rostro con el Natural Bronzer de Rimmel, ya que no quería cargar demasiado la cara. Después apliqué mi súper iluminador, el fabuloso Mary Lumanizer de The Balm y terminé con el colorete Hot Mamma, también de The Balm. No sé si sabéis que este colorete es una especie de “clon” del Orgasm de Nars, pero a un precio bastante más económico. Es un tono coral precioso, con brillo dorado que da un aspecto precioso al rostro.

Y el último paso, los labios: tenía varias ideas sobre ello, quería un tono rosado, que hiciera conjunto con mi outfit y que resaltara un poco sobre todo el maquillaje, que era bastante sencillo. Una de mis  principales propuestas era el Lolita de Kat Von D, pero días antes había visto un vídeo sobre los nuevos tonos de los labiales líquidos de Sephora y había un tono que me parecía perfecto para la ocasión, el 24. Y efectivamente, era el tono adecuado para todo. Aquí os dejo algunas fotos del maquillaje, antes de cambiarme.

photo5836813800706254978

Y ahora pasamos al outfit: como ya he dicho, quería algo sencillo pero mono, y creo que lo logré. Usé una falda de cuero sintético en forma de tubo muy chula, la compré estas navidades en Bershka por menos de 15 euros y para la parte de arriba escogí una camiseta muy mona de Stradivarius con mangas acampanadas y cuello perkings, muy de moda. Lo combiné con unas medias negras y unas blutcher con tacón grueso y plataforma de color negro con reflejos granates. No añadí muchos accesorios ya que no tengo agujeros en las orejas y la bisutería me da alergia, pero le quise dar el toque mágico con mi colgante de “La estrella del atardecer” de “El Señor De Los Anillos”, que además tiene una historia muy romántica. Y ya está, llevé el pelo suelto, como siempre, y nada más.