Colorista, mentiras y opinión

No estaba segura de si quería escribir acerca de esto ya que todo el mundo está dando su opinión al respecto, pero me gustaría decir unas cuántas cosas que me parecen importantes, desde mi rinconcito de internet. ¿De qué estoy hablando? Pues de la polémica con los tintes de fantasía Colorista de L’Oreal. Si no sabéis qué ha ocurrido, en resumen son un fraude. Pero vamos a ampliar un poco todo el tema y os voy a dar algunas alternativas por si queréis probar a llevar mechas de colores temporales.

x169362_preview.jpg.pagespeed.ic.VWuVaKjenL

Vamos a empezar por la polémica. Hace relativamente poco, L’Oreal revolucionó el panorama con una línea de tintes de colores fantasía para todos los tonos de cabello y ajustada a las necesidades de los/as consumidores/as. Sacaron un spray que dura solo un lavado, visible en todos los tonos de pelo, un gel que dura dos semanas y que en principio, algunos de los colores iban a ser visibles también para morenas, y por último sacaron una gama de tintes permanentes y decolorantes. Hubo un boom enorme y todas, incluída servidora, quisimos probar los tintes temporales y los sprays. Por si fuera poco, las grandes youtubers/bloggers se sumaron a la moda, colgando fotos en sus redes y promocionando el producto. Los de L’Oreal aún deben estar riéndose. Mucha gente, sobre todo adolescentes, compraron los sprays por “recomendación” de sus influencers favoritas, pero pronto se descubrió el pastel: producto caro, insuficiente para cubrir una melena media y de muy mala calidad. Pero ellas, las instagramers, insistían con la publi, así que las que comentaban que era un fiasco, se contaban como casos aislados. Y mientras la marca y las anunciantes ganando dinero a costa de mentir a la gente que las tiene en lo alto.

¿Por qué hablo de fraude? Me voy a centrar ahora en los sprays. No sé si habéis probado alguna vez un spray de color para alguna fiesta o algo, pero los que venden en las tiendas de pueblo son tirando a malos. También son baratos. Cuando una marca como L’Oreal saca un producto, sobreentiendes que va a ser bueno, se ajuste a ti o no, pero esto no es una cuestión de gusto. ¿A quién le va a gustar tener el pelo tieso e imposible de peinar? ¿A quién le gusta dejar todo manchado por todas partes? ¿A quién le gusta que el producto que ha usado se le desmigaje y a las pocas horas solo te quede suciedad o, incluso purpurina? O, ¿A quién le gusta gastar ocho euros por bote y necesitar entre dos, tres o cuatro para cubrir el pelo en su totalidad? Está claro que iba a resecar, sí, pero eso no es un simple resecamiento, es convertir tu melena en paja y alfiler. Lo peor es que todas estas cuestiones, estos puntos, no los comentó ninguna “gran influencer” porque tenían que promocionar el producto y ganar su dinero. ¿Cuántas chicas, sobre todo adolescentes habrán ido a comprar botes de spray para hacerse una foto con el pelo azul como su ídolo y solo habrá perdido tiempo y dinero? Y la cosa no queda ahí: encima que te intentan colar algo de mala calidad, a un precio desorbitado, te dicen que si subes una foto a Instagram con el pelo de colores, entras en un sorteo para acudir a una fiesta donde van youtubers y bloggers. Más dinero. Pero para mí, lo más feo de todo es mentir descaradamente a la gente. Cuando vi que una chica preguntaba a su instagramer de confianza que si efectivamente el spray resecaba el pelo, la respuesta fue: “un poco, pero cuando te lavas el pelo vuelve a la normalidad.” Claro, porque yo me compro un tinte temporal para que me quede mal pero luego espero que mi pelo siga sano. Pues faltaría más. Si encima de ser malo en su aplicación, te lo estropea, es para meterles una demanda.

Yo entiendo que aquí hay que ganarse la vida como uno buenamente pueda. Pero lo que creo que se le ha pasado a esta gente es, que sin sus seguidores, ninguna marca les querría y aún así están estafando a la gente que les ha dado la oportunidad de ser lo que son hoy. ¿Quién puede confiar en ellas? ¿Con qué cara te van a pedir que te compres ahora su libro, merchandising o su colonia? Es muy triste cómo intentan colarnos cosas malas como si fuese lo que necesitas para ser tan guay como ellas, sin importales que malgastes el dinero y si te decepcionan. Y a quienes tenemos cierta edad nos puede molestar pero nada más, pero hay adolescentes que se obsesionan con sus ídolos y a parte de no aportarles nada bueno les sacan la pasta como quieren.

Si os apetece poner color en vuestro pelo sin comprometerlo, lo mejor son las tizas. Son específicas para el cabello y las venden en varios formatos. Las mías las compré en Amazon y sí, resecan y enredan el pelo porque estás restregando una tiza mojada en tu cabello, pero puedes peinarlo y plancharlo para sellar el producto y ya no mancha tanto y queda bonito. Luego solo tienes que lavar el pelo y listo. Son baratas, dan para muchos usos, no dejan prupurina o grasa en la cabeza y aunque no son lo mejor, tampoco son una estafa. También he leído que usar labiales mate para hacer mechas queda bien. No lo puedo saber porque no me he atrevido a hacerlo, pero si alguien se anima que me lo diga a ver qué tal.

71ECJIMSABL._SY355_

Os dejo ya, pero antes os quiero comentar que ya he empezado el proceso de aclarar mi pelo. De momento estoy en la primera fase, haciendo unas mascarillas naturales que aclaran muy poco a poco el pelo sin dañarlo. Hoy he hecho la segunda sesión y ya empieza a notarse. Cuando termine os contaré todo lo que he ido haciendo, aunque creo que será un procedimiento lento, ya que no voy a usar decolorantes ni amoníaco ni nada demasiado dañino. Ahora sí, nos vemos pronto. ¡Un beso!

 

 

Advertisements

Últimas compras

Efectivamente, esta última semana ha sido un caos tal y como os avisé. Es lo que tiene Valencia y las fallas. ¿Qué vamos a hacer hoy? Pues ya que he recibido el paquete de Maquillalia que os comenté, os voy a enseñar mis últimas compras.

Lo primero de lo que os voy a hablar es un tónico facial hidratante de Nivea. Vale menos de cinco euros y es muy refrescante. Si eres constante sí hidrata la piel, pero huele a alcohol. No es algo excesivo, pero si sois sensibles con los olores, tal vez no os guste. A mí no me molesta y además me gusta bastante el aspecto que me deja.

Sigo con tres cremas corporales de Natural Honey. Sí, tres. Y no, no me he vuelto loca, al menos no con esto. Una de momento no la uso, la tengo guardada para el verano y es la loción de atardecer. La razón por la que la quiero usar para el verano es porque lleva aloe vera, o sea, que va a calmar mi piel tras la exposición solar y además, lleva un ingrediente que es un repelente natural de insectos. Las otras dos cremas son la específica para pieles muy secas y la elixir de juventud. La primera me gusta mucho, al tacto parece muy grasa y pesada, pero una vez la aplicas nada que ver. Se absorbe muy bien e hidrata la piel por días. Mi piel es muy muy seca, la hidratación de otras cremas me puede durar horas, pero con esta puedo estar dos días con una sensación de piel suave. La tercera, el elixir de juventud, es una crema que me encanta y que combinada con la de pieles muy secas es perfecta. Esta no hidrata tanto, es más una crema centrada en dar buen aspecto a la piel. Es reafirmante y deja un aspecto muy luminoso. Además, deja un tacto muy suave y huele demasiado bien. Todas las cremas valen menos de cuatro euros y son de muy buena calidad. Además hay para todo tipo de pieles.

Como ya estoy terminando mi gama capilar, de la que ya os hablé en un post, ya he encontrado sustituto: la gama hidratación intensa de Tressemmé. Aun no la he empezado pero he leído muy buenas críticas de ella y me vendrá bien darle un buen chute de hidratación al pelo antes del verano. También he comprado un champú de Timotei con camomila para ayudar a aclarar el pelo cuando empiece con el proceso, del que os hablaré. Y otra cosa nueva que tengo para el cabello, aunque fue un regalo de una amiga, es el aceite extraordinario de Lorea’l, en concreto el de la gama para el verano. Yo ya había probado el original y me encantó hasta que al cabo de un tiempo se volvió muy graso y me empezó a apelmazar el cabello. Tal vez la fórmula se puso mala. Este aceite es más líquido, lleva SPF para proteger el pelo y lo deja muy, muy suave. Me ha cerrado algunas puntas que tenía estropeadas y desenreda muy bien el pelo, además, no apelmaza (de momento) y se absorbe súper bien. La única pega que puedo poner, por decir algo, es que se nota el olor a alcohol, cosa que con el de la gama original no pasaba, de hecho, olía increíble. No huele demasiado, pero se aprecia. De todas formas lo recomiendo con estusiasmo porque me parece muy bueno. Los productos de Tressemmé y Timotei los compré en Family Cash, donde hay packs ahorro muy interesantes y baratos. El aceite, al ser un regalo, no sabría decir el precio pero el que compré yo me costó sobre unos nueve euros.

Ahora vamos a los labiales. Se me ha ido la mano con el tema, y ahora siento que tengo más de los que puedo usar, pero es que me gustan demasiado. Desde que empezó el año he comprado tres: uno de los nuevos tonos de la colección Lipstain de Sephora, un Lingerie de Nyx y un Velour de Jeffree Star. Los tonos son el 24, el Exotic y el Redrum. Tengo pensado hacer un post hablando sobre los labiales líquidos mate que tengo, los que más me gustan, la comparativa en cuanto a precios y fórmulas, así que ahí os enseñaré los tonos y todos los que tengo, pero ahora mismo puedo decir que nunca había probado los de Nyx y ahora son de mis favoritos y que los productos de Jeffree Star los puedes conseguir en Maquillalia y yo conseguí una rebaja, cosa que es de agradecer. Las tres marcas me han gustado, son muy diferentes y no quiero adelantarme mucho al post de labiales pero, en resumen, me gustan mucho. Los precios son, en orden de marcas: Lipstain 12,50 pero si eres socio de Sephora siempre vas a poder tener algún descuento, Lingerie 7’90 y Velour 17’90 (fue lo que me costó con el descuento en la web).

Y por último, he comprado un producto nuevo de Garnier, la bruma hidratante Hydra Bomb. Es un sellador del maquillaje, con SPF 30, protector de la polución y antioxidante. Puedes usarlo sin llevar maquillaje también. Llevo unos días probándolo y me gusta, de hecho, cuando me maquillo siento pesadez hasta que aplico la bruma, cosa que antes no me pasaba. Deja la piel luminosa e intensifica el maquillaje. También hidrata mucho y deja un efecto de tensión en el rostro. Pero tengo una pega: sé que es una bruma y por tanto es muy ligera, pero siento que va muy poco producto para el precio que tiene (casi ocho euros) y el dispensador en spray me parece de mala calidad, no reparte bien el producto y siento que uso más del que debería. La verdad es que quiero usar la gama entera Hydra Bomb, me parece que me va a gustar, y os lo contaré.

Creía que tenía acumulados más productos, pero no. Bueno, no pasa nada, espero que os haya gustado y si os animáis a probar alguna cosa o me recomendáis otra, decídmelo y me lo apunto. Nos vemos el próximo día, ahora sí, sin retrasos. Un beso.

 

 

 

 

 

 

 

 

De vuelta y maquillaje infalible

Perdonad la ausencia, de verdad. Han sido unas semanas de cambios de muebles, cambio de compañía de internet y he estado ocupada y sin conexión. Escribo hoy, sábado, para compensar y porque la semana que viene es un poco especial y no sé si podré escribir los días que toca. Estamos en fallas, y estaré muy poco en casa.

Iba a escribir un post sobre las últimas compras que he ido haciendo, pero están por llegarme dos cosas de Maquillalia, así que como supongo que no tardará mucho en llegar, me espero y os lo enseño todo. ¿Y de qué va el post de hoy? Pues, ya que estamos en fallas aquí en València, os voy a dar unos consejos para llevar un maquillaje resistente, duradero y bonito desde la mañana, hasta la madrugada.

Antes de empezar con la materia, quiero decir que estos tips o indicaciones no tienen por qué valer para todo tipo de piel, siempre hablo de la mía, que es la que conozco. Ahora sí, empezamos.

1- Preparación: antes de maquillarse, y más en un día que vas a llevar productos durante muchas horas seguidas, es crucial preparar el rostro. Hidratar, tonificar… Lo que sea que hagáis, dedicadle el tiempo necesario para que luego no se resienta la piel.

2- Prebase: este paso es muy importante si queremos que nuestro maquillaje dure más y se vea mejor, pero cuidado, en este caso, más que duración, vamos a querer comodidad (y voy a repetir mucho esa palabra hoy) así que recomiendo que uséis una prebase que sea no comedogénica. Usar primers como por ejemplo, el Porefessional de Benefit, puede hacer que vuestro rostro se vea más perfecto, pero no va a dejar respirar la piel durante muchas horas. Podéis hacer vuestro propio primer casero, hay muchas recetas en internet, podéis buscar y ver si alguna os gusta. Mi prebase es un poco de agua de avena y posteriormente una crema con SPF hidratante sin nada especial. Esas dos cosas dejan mi piel muy bien preparada y mi base se amarra fenomenal.

3- Base y corrector: en este paso pasa algo parecido que el anterior. La comodidad debe ir por encima de lo demás. Podemos caer en el error de querer llevar una base de larga duración y cobertura alta para que así al final del día nos quede algo de producto visible, pero, es al contrario, cuanta menos cobertura, menos se va a notar la pérdida y más fácil se podrá arreglar. Para mí la mejor opción es una BB cream. Con esto vais a poder perfeccionar el rostro, unificar el tono, y el tipo de envase que suelen tener nos facilita llevarla en el bolso para dar algún retoque a lo largo del día sin hacer ningún estropicio. Un truco para cubrir algún grano o marca es añadir un poco de la base de maquillaje que queráis en las zonas problemáticas o, incluso, mezclar unas gotas de base con la cream, así al retocar luego, siempre vais a tener un mínimo de cobertura extra. En cuanto al corrector, más de lo mismo. Usad un corrector que sea ligero en textura y añadid un poco más de lo habitual (una capa más, por ejemplo). Luego nos podemos apañar con la BB cream para no perder del todo la cobertura. Sellad si lo necesitáis con polvos, yo me salto eso.

4- Ojos: Si tenemos en cuenta que hablamos de un maquillaje que empieza en el día, no recomiendo usar sombras. Un eyeliner y máscara de pestañas es más que suficiente si sabemos jugar bien con los labiales, de hecho, yo no usaría delineador. Pero en caso de querer llevar porque por la noche querremos algo de color en el párpado, las sombras en crema son la opción perfecta por su duración y lo cómodas que son. Además, no requieren de tanta elaboración porque suelen ser colores más especiales, que por sí solos quedan muy bien. Otro truco, que es el que yo uso, es llevar una paleta compacta, más pequeña que la palma de mi mano y que lleva un espejo (Sephora, 8 euros aprox.) donde hay varias sombras, un colorete y glosses. Si me apetece llevar sombras puedo aplicar alguna con el dedo y si no, uso la paleta a modo de espejo para poder retocarme. Me gusta la versatilidad y el tamaño tan transportable que tiene, además el colorete es una preciosa sombra de ojos natural y la sombra perlada es un iluminador fabuloso. Siempre que salgo la llevo conmigo junto con una mini brocha para retocar el colorete y no ocupa nada de espacio. Es un truco genial, ¿No?

5- Contorno y colorete: este paso es muy opcional para el caso de hoy y una complicación a la hora de retocar. Lo que yo hago es usar un contorno en crema, lo más natural posible y luego me apaño con la paleta que os he contado del paso anterior, que la verdad, es clave para días tan largos como los de fiesta fallera.

6- Labial: por supuesto, en este paso solo hay una opción y es la de los labiales líquidos mate. Van a durar mucho y muy bien, hay muchas marcas donde elegir y tonos para todos los gustos. Usad un labial que encaje tanto por el día como por la noche, para evitar llevar dos colores en el bolso. Por ejemplo, el tono Lolita de Kat Von D es muy versátil para el día y la noche, pero esto es al gusto. Llevad el tono que queráis cuando queráis, faltaría más.

Por último, sellad el maquillaje con alguna bruma, agua termal, agua de rosas o agua de avena. Esto va a sellar y fijar el maquillaje, va a hidratar la piel, va a iluminarla y va a abalandar la base, adaptándose así a cualquier pliegue que tengáis en la piel. Si tenéis la piel grasa, no olvidéis las toallitas matificantes, yo no necesito eso porque mi piel no genera nada de grasa.

Recordad que con estos pasos alargaréis la vida de vuestro maquillaje, sobre todo si jugáis con la ambigüedad y la naturalidad de la piel. Pero se acabará yendo, por supuesto. Yo lo pondré en práctica estos días que vienen. Me muero de ganas por empezar ya con la fiesta. No sé si el lunes podré escribir, pero si puedo, os daré trucos de optimización para aquellas personas que no tenemos demasiado dinero y tenemos poco maquillaje. Por último, el mejor maquillaje es una alimentación sana, descansar bien y beber mucha agua. Si no, nada os va a dar mejor aspecto. Cuando termine la semana que viene, volveré a escribir dos veces por semana, espero que los días que toca. Un beso y si tenéis ganas de saber de qué va la fiesta fallera, seguidme en Instagram @maraikas y veréis fotos de todo lo que pasará la semana que viene. Ahora sí, me despido y gracias a aquellas personas que están dando “me gusta” y están siguiendo mi blog.